Mi nuevo hogar: Buenos Aires (y una mochila de sueños)

Tener una lista de sueños nos permite recordar y organizar los propósitos para nuestra vida. Les comparto uno de ellos: vivir en la capital de mi país. Antes de emprender el viaje de mochilero que hice en el 2016, pase por Buenos Aires y una pequeña luz se encendió en mi cabeza: cuando regrese debo vivir aunque sea un pequeño tiempo en la ciudad de la furia.

Y así fue: al regresar, organice un poco el itinerario de mis próximos meses, agarré mi mochila y me marche a vivir a Buenos Aires.

Volver a empezar en un nuevo territorio

 

Tengo muy buenos amigos de la infancia viviendo en Capital, lo que me permitió hacer mucho más fácil el cambio. Mi año empezó el primero de enero con un pasaje de ida, muchas despedidas, mi mochila destrozada en el aeropuerto (llegué a Buenos Aires y mi gran amiga de aventuras por América cumplió su ciclo vital). Al día siguiente, me esperaba mi nuevo empleo en un lugar que deseaba mucho volver (las primeras 48 horas de este nuevo año fueron un completo caos de emociones).

Dicen que cuando uno piensa mucho las cosas o las repite, sean buenas o malas, terminan sucediendo –y hasta ahora ha resultado con casi todo lo que se me cruza en la cabeza- . Los cambios fueron importantes, y este movimiento constante me está permitiendo desarrollar muchos aspectos que suelo ver como se apagan cuando entro en rutina.

Es por ello que ese es el gran desafío que tengo en este 2017: un año lleno de cambios, donde los ciclos tienen que ser una “no rutina” para no perder la esencia que me mantiene motivado y en constante aprendizaje.

Desafíos: sorprenderme todos los días y valorar cada momento

 

¿Cómo voy a lograr hacer esto? Es  una tarea complicada que debo trabajarla todos los días (y digo complicada porque hay veces que se pierde el equilibrio de tanto moverse). Pero me he propuesto cumplir los siguientes ítems para que todo fluya hacia la mejor dirección:

  • Todos los días debo intentar ir por una ruta diferente a mis nuevas obligaciones: puede ser caminando, en bicicleta, en bus, en subte. Lo importante es conocer nuevas calles y poder sorprenderme con los más mínimos detalles. La regla es no entrar en piloto automático y Buenos Aires es la anfitriona ideal para hacer de mis días una caja de sorpresas.
  • Un café diferente para cada ocasión: Buenos Aires se destaca por sus hermosas cafeterías, hay para todos los gustos. Ir a tomar un café, sea solo o acompañado, es una de las cosas que más me gustan hacer para dispersarme (u organizar las tareas personales que tengo por delante).
  • Ver amigos la mayor cantidad de veces que pueda: Mis relaciones humanas, mi cable a tierra para absolutamente TODO.
  • No dejar de viajar: Ha pasado un mes desde que empecé a echar raíces, pero mi instinto viajero no se apaga nunca y tengo unos cuantos viajes organizados para mantener viva esa conexión con las rutas y los destinos que más amo de mi país.
  • Conocer un lugar nuevo por lo menos una vez a la semana: El itinerario para conocer esta ciudad es interminable; hay para todos los gustos. El desafío es moverme, escapar de los ciclos repetitivos y conocer a fondo todo lo que más esté a mi alcance.

 

La lista sigue, pero destaco lo que más se adapta a mis necesidades. Debo aclarar, que no todos los ciclos “repetitivos” son malos – si uno lee este relato pareciera que sí -. Hay rutinas y hábitos que suelo incorporar en reemplazo de otros. La cantidad y forma de actividad física, mi alimentación, la constancia con las cosas que quiero desarrollar en el ámbito profesional y personal. También las juntadas repetitivas con la gente que quiero, mi rutina matutina para arrancar el día de la mejor manera y mi rutina nocturna para tener el mejor sueño reparador posible.

Son muchos los hábitos que tenemos los seres humanos porque está en nuestra naturaleza como ser, lo importante es no entrar en la monotonía y neutralidad.

Ahora contame, ¿qué te pareció esta mini lista? Si tenés más ideas que te hayan resultado para que cada día sea diferente al anterior, escribime en los comentarios 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *