Pequeñas grandes necesidades

Según mis cálculos, he llevado una vida bastante “inestable” durante 20 meses. Desde el día que entregué las llaves de mi último departamento, nada fue igual.

A través de un proceso extenso, los cambios se convirtieron en mi fiel compañero, hasta que esa “no rutina” se transformó en una rutina más.

Vivir de forma incierta tiene sus ventajas: al salir constantemente de la zona de confort de uno, la mente está obligada a enfrentar cambios constantes. Y eso puede resultar incómodo cuando comenzamos a acostumbrarnos a ello.

Es uno de los precios de querer crecer: enfrentarnos a todo tipo de situaciones. Y debo confesar que estos últimos meses, desde que me he mudado a Buenos Aires, mi mente pedía un alto a gritos.

Así fue como aprendí, que los pequeños hábitos (como dormir en una cama propia, o tener un propio espacio donde vivir) son en ciertas ocasiones sumamente necesarios.

Pasé unos meses donde el estrés por un nuevo trabajo y no tener un hogar fijo se infiltro en cada aspecto de mi vida. Mis prioridades cambiaron: necesitaba parar un poco, darle descanso de cambios a mi cabeza para que se “adaptara y procesara” todo.

Puede que sea la cantidad de lugares que he conocido, o mi nuevo trabajo, y porque no, el nuevo entorno en el que (aún) estoy intentando establecerme. Lo que, si sé, es que todo el conjunto de hechos, hicieron que mis necesidades cambiaran.

A esa necesidad la llamo sentido de pertenencia, ese sentimiento que nos da sensación que somos parte de cierto lugar, cierta comunidad, cierto entorno. Y para poder calibrar los engranajes, decirle basta al movimiento constante por un tiempo actualmente es mi prioridad número uno.

 

 

¿Es malo dejarlo todo para vivir en la incertidumbre? Para nada. Pero a mí me ha pasado, que una hoja de ruta de cómo seguir con mi vida, y afianzar pequeños hábitos normales –como la cama que mencione arriba – son importantísimos para poder seguir creciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *